Sentir tus logros míos. De eso vivimos los entrenadores. De esfuerzo, empatía, emoción… De modificar pensamientos, de potenciar el rendimiento, de poner cabeza y echar el freno cuando es necesario.

Nuestro trabajo es limitado. Limitado porque llega hasta donde nos dejáis entrar. Se queda en nuestra comprensión personal de vuestro mundo y donde verdaderamente empieza vuestro mundo interior: Vuestras motivaciones reales, las que sólo vosotros sabéis.

Por eso respeto, admiro y me emociono al encontrarme con gente como tú. Con la que me identifico como atleta por el deseo de crear sus propios muros, y poner una fecha en la que decidido, tener que superarlos. Los estudias, planificas la estrategia y te metes a fondo hasta conseguirlo. Y vives el proceso con la piel de gallina.

Ahora sabes que el Half Ironman es un muro muy, muy alto… Y que es un muro que eres capaz de superar.

Que 1900m de natación en mar pueden sorprenderte para bien. Que 90 km en bici de carretera se hacen muy largos y tienes que poner el piloto automático para llegar a la transición.  Y que 21km corriendo no te pueden hacer tirar la toalla si en tu cabeza ronda todo lo que has luchado para llegar ahí. Sobre todo si tienes la suerte de tener en meta a los tuyos.

Con los entrenamientos online “calas” a las personas en seguida: Si preguntan o no, si siguen los entrenamientos,  si piden que les modifiques algo para que se ajuste más a sus circunstancias. Ahí es donde ves su implicación en el proceso.

Supe que ibas en serio desde el primer momento y aunque el tiempo fuera limitado, confié totalmente en que podíamos conseguirlo.

Así que amigo, ¡enhorabuena por tus logros!, no por cruzar la meta -que también-, sino por tu determinación y tu capacidad de esfuerzo y de adaptación para poder rendir como padre, atleta y empleado.

Muchas gracias por darme la oportunidad de guiarte y sobre todo por hacerme estar nervioso con tu aventura.

P.D: Los triatletas no profesionales no compiten solos, compiten con toda esa gente que les rodea y que facilitan que se puedan cumplir tus sueños. Enhorabuena a Paco Flores por arreglar la máquina con la que compites. Pero sobre todo, enhorabuena a tu mujer e hijos, que han tenido la suerte de tener un marido/ padre ambicioso, y han sabido apoyarte en el proceso.

Ahora a descansar que ya aparecerán más muros en el camino.

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú