Fue hace menos de 3 años cuando empezamos a dar guerra por Madrid.

Nunca he tenido claro que quería hacer cuando fuera mayor y aun a día de hoy, que sigo sintiéndome como un niño con responsabilidades, sigo sin tener una imagen clara. Pero creo que esto, que me agobiaba de sobremanera mientras crecía, lo he compensado con creces conociéndome muy bien a mí mismo y teniendo el valor para hacer lo que yo creía que me pudiera hacer más feliz en cada momento.

Así fue como me tiré a la piscina y cómo sigo nadando a día de hoy en lo que parece ser una piscina de corriente, de esas que necesitas continuamente dar brazadas para mantenerte en posición, y darlas todavía más fuertes si quieres avanzar.

Una época de aprendizaje contínuo, un “master de la vida” forzado donde lo mismo tienes que saber entrenar a tu gente que editar un video, llevar la contabilidad, volverte un manitas, o colocar el suelo de… (todavía no! 😉 )

Pero a la vez que siento que hacer lo que hago requiere un esfuerzo constante, mientras nado oigo numerosos gritos de aliento, las gradas están llenas de personas dispuestas a tirarse al agua conmigo para darme un empujón.

Si de algo estoy agradecido es de la gente que me rodea. De vosotros mi familia que empujáis cada día . De mi chica, que no sólo me aguanta, sino que me apoya y me mejora. De mis amig@s: dispuestos a todo para que su amigo triunfe. Y de mis entrenad@s: por sentir y hacer  de S4S algo vuestro,  que disfrutáis, pensáis en el, lo comentáis y hasta lo vestís orgullosos.

Creo que hemos hecho un gran trabajo. El 2016 ha sido bonito.

Para el 2017…¡ya le pediré a las uvas mis deseos!.

Gracias por hacer mi sueño realidad.

#sweat4success

#mejoresqueayer

Menú